HUNDIMIENTO DE UNA LANCHA BERMUDA LYNX EN EL RDLP

HUNDIMIENTO DE UNA LANCHA BERMUDA LYNX EN EL RIO DE LA PLATA   por José Rothman

 Publicado en la Revista Mundo de la Nautica. con los comentarios de Roberto Rovere y Jorge Correa (a quienes agradecemos su dedicación)  Una historia real con sus propios protagonistas.

El caso concreto

Luis Crespo (45 años) y Laura Di Batista (37 años) son de La Plata. Partieron desde Ensenada en su lancha Bermuda Lynx rumbo a Colonia. En un momento Laura no se sintió nada bien y decidieron retornar. Empezó a ingresar agua en la lancha y la embarcación desapareció bajo sus pies raudamente. Intentaron llegar ambos nadando a la costa. Laura no podía avanzar por lo que Luis lo hizo solo. Logró llegar a la playa. Prefectura Naval Argentina tomando noticia desplegó un operativo aéreo más unidades en el agua y tierra que finalmente dieron de manera espectacular –en la noche-el encuentro de Laura que presentaba ya signos de hipotermia y shock luego de doce horas en el agua. Dos semanas después del hecho Luis sufrió una descompensación cardíaca de la cual felizmente se recuperó.

Se inicia el problema…

Luis relata “Todo comenzó un día que decidimos ir en nuestra lancha a Colonia en un fin de semana. Las condiciones eran tranquilas con un cierto oleaje con un pronóstico de dos días

favorable en todo, pero ya viendo Colonia decidimos volver porque todo el viaje Laura había estado muy descompuesta. Decidimos volver en vez de a Ensenada -que era desde donde salimos- a la zona de Punta Lara adonde tenemos amigos. Habíamos derivado bastante hacia Buenos Aires y en un momento se ve en la sentina un poco de agua y poniendo la bomba de achique el agua desapareció. Laura venia en el asiento trasero y poco después me dice “Hay agua en el piso de la lancha” veo que la bomba no da abasto porque me doy cuenta que era mucha el agua que entraba y cambio el rumbo para ir a la zona de Boca Cerrada para embicar en la playa. Hicimos dos minutos de navegación y de repente hubo dos “crack!” –luego del primero paré el motor- y el agua empezó a ingresar muy fuerte. En todo momento teníamos desde nuestra partida cada uno nuestro chaleco salvavidas puesto, pero cuando esto ocurre le hago poner a Laura un segundo chaleco e intento manotear un bolso adonde estaban los celulares y agarrar un handy de VHF sumergible pero ya no encontrábamos nada. Todo había desaparecido”

El Naufragio

La lancha se volcó lateralmente y se hundió por popa. Y se quedaron sin nada. Se desprendió un asiento pero su flotabilidad era casi nula. Laura estaba muy descompuesta. Eran las tres y cuarto de la tarde y no era la situación muy complicada pero la costa estaba a 6000 metros y sabían que llegar a ella les iba a costar tiempo.

Luis comenta

“Antes de salir habíamos pasado por lo de unos amigos que decidieron no venir y les pedimos que si no había aviso de nuestra parte hasta las tres y media de la tarde nos buscaran. Siempre pensando en una falla mecánica no en hundirnos. Atenta la falta de noticias nos empezaron a llamar. Pero ahí ya nos habíamos hundido y perdido nuestros celulares. Nuestros amigos salieron con motos de agua a buscarnos –llegaron hasta 10 Kilómetros de Colonia y como no nos encontraban regresan y deciden llamar a Colonia y ahí les dicen en la Prefectura que la lancha amarilla está amarrada en el puerto. Cuando nosotros no habíamos llegado a puerto nunca”.

Que hizo Luis

Ambos náufragos trataron de bracer hacia la costa pero Luis se alejaba de Laura que no podía seguirlo. Luis volvía desde cincuenta metros a buscarla. Esto ocurrió en tres oportunidades por lo que Luis vio que no era posible que salieran juntos de la situación.

“Por ello decidí salir solo y empecé a nadar pudiendo hacer pie a las once treinta de la noche aproximadamente. Salí a once kilómetros de donde nos hundimos porque la corriente me tiraba hacia Buenos Aires. Salí en los juncales en la selva marginal de Punta Lara y fui caminando por la costa en el agua hasta encontrar un camping en el que había tres muchachos comiendo un asado y me arrime y les explique la situación. Tenían un teléfono celular: ¡casi sin batería y sin crédito! Caminamos hasta que encontramos señal y sirvió para llamar a amigos para que avisaran a PNA. Yo les di la ubicación adonde podría estar Laura. Increíble porque sacaron Helicóptero, semirrigidos, guardacostas hasta que por obra de Dios un tripulante hizo parar los motores de un GC e insistió en escuchar. Laura grito nuevamente y ahí la oyeron y empezaron a buscarla hasta localizarla”.

Que hizo Laura

“Fueron doce horas de angustia y yo sabia que era la mejor decisión porque si el se salvaba yo me salvaba y yo estaba segura que el me iba a volver a buscar. Tuve mucho frío en las últimas horas cuando se fue el sol y mucho miedo. Estaba con un Jean y zapatillas y eso me mantuvo en cierta forma abrigada junto con el chaleco salvavidas. En el Jean la parte de las piernas lo tengo totalmente gastado de masajearme para combatir el frío. Constantemente hablando y gritándole a Luis que lo quería y que esperaba que llegara.

Yo vi. una luz y no alcanzaba a distinguir de donde venia. Yo no tenia noción del tiempo solo que se fue el sol y llego la noche. Solo tenía mas frío. De repente veo una luz circular pero no sabia que había detrás y no sabía la distancia así que comencé nadando hacia la luz y cuando vi al Guarda Costa de Prefectura comencé a gritarles y la desesperación es que se veía todo el movimiento que ellos hacen pero ellos no te ven. El salvavidas tenía pito pero yo gritaba más fuerte. En ese momento puse toda la fuerza. Incluso me daba sueño por el frío y lo que hacia era ponerme de frente a las olas para despertarme pero a la vez tragaba agua y me dormía.

Cuando llegó la Prefectura a mi lado les dije “¡Mi novio esta en el agua y les tengo que decir adonde!” y cuando me entere que Luis había llegado a tierra y era quien había hecho el aviso para buscarme me puse a llorar. Estuve en el agua quince minutos esperando que llegara el semirrigido para que me sacaran del agua y me acompaño en ese momento el mismo hombre que nos había despachado. Y debo agradecer el respeto con que me trataron como mujer. Para subirme al bote –yo no me daba cuenta pero el cuerpo ya no me respondía- me pidieron permiso para agarrarme. Eso es algo que las mujeres valoramos mucho. Mi actitud fue siempre el poder. Poder nadar, poder salir, poder mantenerme despierta”.

La lancha

¿Puede despacharse una lancha abierta? ¿Puede una lancha navegar el RDLP hasta Colonia? La lancha era una Bermuda Lynx con un motor 90 caballos del año 93 cuando la compró Luis tenia180 horas y en el momento del hundimiento tenia 252 horas

Luis y Laura era la primera vez que iban con esta lancha a Colonia. Antes habían ido muchas veces con otras embarcaciones similares. A diario del puerto de enseñada se despachan muchas embarcaciones que van a pescar y algunas con motores de 25 caballos y esas embarcaciones llegan casi hasta Colonia. Muchas veces en el mar la gente se interna mucho mas con embarcaciones similares y nadie se asombra.

Esto podía haber ocurrido en un viaje entre La plata y Ensenada o navegando a Quilmes. Bajo el criterio que una lancha abierta no podría navegar el RDLP muchos sostienen que de ese modo nadie podría ir a pescar a Playa Honda un sector del RDLP muy concurrido por pescadores con los mas variados botes y lanchas.

 

La opinión de Roberto Rovere Tradicional diseñador con más de 3000 embarcaciones que con su firma navegan ríos y mares. Autor de las reformas y reciclados del Esperanza, Capitán Miranda y del buque oceanográfico Dr Housay de la Prefectura Naval Argentina

“Existen normas internacionales de diseño y construcción que son las que utiliza la Prefectura para aprobar una embarcación. Todos los planos de lanchas que se presentan a Prefectura cumplen con esas normas y todas las lanchas tienen compartimentación estanca. Si puede, estar rellenada esa compartimentación con espuma de celda cerrada –que eso es lo importante pues las demás espumas son esponjas- mejor aún, pero no necesariamente tienen que estar rellenas. Un problema muy común con los estancos lo generan por ejemplo los electricistas que con un taladro en la mano encuentran un lugar ideal para pasar un cable. Pero ese agujero nunca se vuelve a obturar. Entonces el agua se va colando e incluso se va empezando a arruinar la madera con que se hacen esos estancos en los pisos e ingresando mas agua que puede ir deteriorando entonces la estructura que permite el movimiento del fondo y la fatiga del material que finalmente se quiebra. La prefectura cumple con esas reglas y es muy exigente.

Las razones de deterioro de la lancha del caso son muchas posibles La verdad se puede conocer solamente si se encontrara el casco y sobre el una vez encontrado se realizaran pericias. Lo que si es recomendable siempre es hacer inspecciones periódicas del casco de cualquier embarcación. Inspecciones preventivas tanto visuales y al tacto sobre los materiales que la conforman”.

La opinión de Jorge Correa Médico, psicólogo, docente y navegante. Cruzó el Atlántico con el barco argentino más pequeño (tauro 5.80) en 1992. Navegó dos años el litoral de Brasil con su familia a bordo del Tangaroa II.

Para analizar este accidente se me ocurre que lo mejor es ver cada uno de los elementos que intervienen (o no) en la génesis del mismo. Los tres elementos a considerar desde mi punto de vista son: El medio ambiente en el que ocurrió: De acuerdo al relato, el día, sus variables meteorológicas y el río, no presentaban características de riesgo que desaconsejaran una travesía como la encarada. (No se desprende del relato mas que la existencia de una ola molesta que genero el mareo que motivo el intento de regreso)

El material involucrado (lancha y equipo): No voy a entrar aquí en consideraciones respecto a la conveniencia o no de despachar una embarcación de las características de la lancha siniestrada, porque es potestad de la autoridad marítima determinar las incumbencias y limitaciones de las distintas embarcaciones, y porque mi propia historia personal como navegante me impide ponerme ahora en juez respecto de cual es la eslora o las características de un barco para adecuarse a determinada travesía. Pero si creo que podemos encontrar en el relato (ya que no se encontró la lancha para evaluar el motivo del naufragio) algunos datos de como ocurrió, entre ellos el hecho de que la lancha comenzó primero a hacer agua y luego en un lapso aparentemente corto (dos minutos), y después de un "crack", algo se rompe, y se hundió por popa y hacia una banda. La embarcación en cuestión no estaría sometida en ese momento, a exigencias desmedidas, y se supone que (de haber sido bien diseñada) debería tener una estructura que superara con creces los esfuerzos que las condiciones del rio en ese momento le imponían. Es de suponer entonces que muy probablemente (nótese que no abandono el condicional), mal diseñada, mal mantenida, o mal chequeada, la lancha ese día no estaba en condiciones de navegar con seguridad. Si bien alguien que evalúa esta situación puede sin mayor reflexión atribuir el accidente a fallas técnicas, debemos aceptar que casi siempre tras una falla técnica subyace un error humano (inadecuado chequeo periódico, mal diseño, mal mantenimiento, deficiente construcción etc.) Los tripulantes: De ninguna manera me atrevería a hacer con los tripulantes un análisis parecido al de la lancha, porque no seria delicado responder con la arrogancia de quien mira desde afuera y critica despiadadamente a la generosidad del que se expone y expone sus posibles aciertos y errores. Solo me limitare a citar referencias textuales del relato de los involucrados con alguna reflexión de la que me hago cargo y que de ninguna manera pretendo elevar a la categoría de única verdad. - Me extraña el pedido al amigo antes de salir de que los buscaran si no había noticias después de las 15.30 s.f. Consulte con algunos colegas nautas que al igual que yo no tenemos por costumbre dejar ese tipo de recados cuando salimos de crucero , talvez sea una diferencia entre los que navegamos a vela( mas acostumbrados a las incertidumbres de ese tipo de navegación ) y los que navegan a motor ( que estarán mas acostumbrados a estimar con mas exactitud horarios de arribo a puerto).De cualquier forma como psicólogo no puedo dejar de pensar que si no era esa una conducta habitual ( la de establecer pautas para una posible búsqueda en emergencia ) , algo desde "adentro" le estaba diciendo a Luis que era posible que necesitaran ayuda ese día... - El material de seguridad estaba a bordo pero se inutilizo por el agua .Sin elementos de señalización hubiese sido muy difícil localizarlos aunque la prefectura Uruguaya confirmara el no arribo, y los amigos en motos de agua los buscaran. - Hasta el mas elemental de los cursos de supervivencia indica que no es conveniente separarse ya en el agua, en este caso el haberse separado fue probablemente lo que los salvo (ya que nadie los buscaba ni los buscaría). De cualquier forma, como en el foot ball, es muy fácil hablar con el resultado puesto y no pensar que es muy difícil que una persona común sin entrenamiento de alta competencia pueda nadar durante 8 horas ininterrumpidas, y que la descompensación cardiaca que Luis sufrió semanas después de su accidente, (producto quizás del stress al que se vio sometido) podría haber pasado durante esas horas con lo que la historia seria bien distinta... De cualquier forma creo que el valor agregado de la separación fue que entre Laura y Luis, se genero al separarse una dinámica psicológica muy particular donde Luís tenia la misión inevitable de llegar a tierra no solo por el sino también para salvar la vida de su pareja, y Laura debía mantenerse viva para que la "proeza” de Luis tuviera un sentido, conducta mucho mas útil que permanecer juntos, y sin esperanzas de ser rescatados antes de que la hipotermia hiciera lo suyo...

La opinión de Luis Crespo

“Uno nunca piensa hundirse. Si uno piensa en hundirse no piensa que va a ser en un minuto y medio. Hoy yo llevaría una serie de elementos que no pide PNA. Partiendo de los bolsos estancos que flotan y donde uno tiene todo adentro y seco por un buen rato. Mi experiencia personal en la aviación sumada a lo que nos ocurrió es que en los rescates, siempre sucede que, terminan siendo nocturnos. En la noche es imposible encontrar a alguien en el agua. Una luz stroboscópica personal es la herramienta más útil que uno puede llevar en el chaleco salvavidas. Y no cuesta nada”.

---------------------------------

ESTA SITUACION FORMA PARTE DE UN DVD REALIZADO EN EL MARCO DE CHARLAS EN EL COCKPIT TITULADO "NAUFRAGIO EN PRIMERA PERSONA" EN EL CUAL PARTICIPAN DIVERSOS NAVEGANTES QUE NAUFRAGARON EL EL RIO DE LA PLATA.