HUNDIMIENTO DE UNA LANCHA BERMUDA LYNX EN EL RDLP

HUNDIMIENTO DE UNA LANCHA BERMUDA LYNX EN EL RIO DE LA PLATA   por José Rothman

 Publicado en la Revista Mundo de la Nautica. con los comentarios de Roberto Rovere y Jorge Correa (a quienes agradecemos su dedicación)  Una historia real con sus propios protagonistas.

El caso concreto

Luis Crespo (45 años) y Laura Di Batista (37 años) son de La Plata. Partieron desde Ensenada en su lancha Bermuda Lynx rumbo a Colonia. En un momento Laura no se sintió nada bien y decidieron retornar. Empezó a ingresar agua en la lancha y la embarcación desapareció bajo sus pies raudamente. Intentaron llegar ambos nadando a la costa. Laura no podía avanzar por lo que Luis lo hizo solo. Logró llegar a la playa. Prefectura Naval Argentina tomando noticia desplegó un operativo aéreo más unidades en el agua y tierra que finalmente dieron de manera espectacular –en la noche-el encuentro de Laura que presentaba ya signos de hipotermia y shock luego de doce horas en el agua. Dos semanas después del hecho Luis sufrió una descompensación cardíaca de la cual felizmente se recuperó.

Se inicia el problema…

Luis relata “Todo comenzó un día que decidimos ir en nuestra lancha a Colonia en un fin de semana. Las condiciones eran tranquilas con un cierto oleaje con un pronóstico de dos días

Historias Extremas: El Naufragio del Mujercitas

Publicado en la Revista Mundo de la Nautica. con el comentario de Alberto Enguix (un honor que agradecemos). Una historia real con sus propios protagonistas.

EL NAUFRAGIO DEL MUJERCITAS

jose_rothman

Naufragar no es algo extraño en la vida náutica. Que esto ocurra en una regata en el mar, en la noche, a millas de la costa y salir indemnes ya es algo distintivo. No perder el gusto a navegar, reparar el barco naufragado luego de encontrarlo, construirse otro barco y luego salir a navegar durante doce años por el mundo es algo más distintivo aún. Clara Rodriguez y José Rodolfo Mena así hicieron su vida.

 


El Relato de Clara
“En el año 1983 teníamos un velero llamado Mujercitas.  Un quart tonner de madera laminada,  color azul marino, diseño de Roberto Rovere. Lo compramos de segunda mano y con eso de que no se debe cambiar el nombre de los barcos porque trae mala suerte mantuvimos el nombre. El dueño original, padre de cuatro hijas mujeres, lo tomó del nombre de la novela de Luisa May Alcott.  Nosotros recibimos la crítica de nuestros hijos varones lo que no impidió que cada vez que podían corrieran regatas con nosotros.
En esa época de Mar del Plata se acostumbraba correr dos regatas a Necochea por temporada de verano correspondiendo una al primer plenilunio, entre noviembre y diciembre y la segunda al último entre marzo y abril.  Se salía la noche del viernes y se llegaba primeras horas del sábado, se dormían unas horas y luego a la tarde siempre había una regata local.  A la noche se festejaba con asado y el domingo temprano se largaba la vuelta a Mar del Plata.  
Normalmente éramos cuatro o cinco a bordo. En esta ocasión, nuestros hijos tenían festejos con amigos justo esos días así que decidimos ir Rodolfo y yo solos.  Salimos a las 7 de la tarde de ese viernes y luego de pasar el faro de Punta Mogotes el viento fue favorable.  Como íbamos solos decidimos no poner spinaker y solo llevábamos un genoa grande liviano.  Con sólo esa vela llevábamos muy buena velocidad y veíamos las sombras de los otros veleros a nuestro alrededor, lo que nos convenció de que estábamos entre los primeros.  La noche clara, con una luna enorme, mantuvo el viento tan favorable”.

 

Alberto Torroba : Un aventurero del mar.

Conocerlo a Alberto Torroba, realizarle dos entrevistas y reflexionar sobre su persona y habilidades es una experiencia fascinante. De ella nace este pequeño trabajo que agrega algunos elementos más al conocimiento de su muchos y fanáticos seguidores.

Publicado en la revista Timoneles en mayo de 2007

FONDEOS. El arte de navegar, en las manos

Tarea dura o agradable la leva de anclas es algo ligado a toda navegación. Algunos detalles y razonamientos para tener una vida más agradable a bordo.

Publicado en la revista Timoneles, Junio 2007

Página 1 de 5